¿Cuál es la importancia de las destrucciones fiscales para tu empresa?

importancia de las destrucciones fiscales

Las empresas que cuentan con bienes suelen estar sujetos a la posibilidad de que sus productos se deterioren, sufran algún daño, o su fecha de expiración sea sobrepasada antes de que puedan ser vendidos, por lo que se vuelvan obsoletos y tienen que enfrentarse a la problemática de deshacerse de ellos de forma ecológica y amigable con el medio ambiente, pero también con el beneficio de deducir la mercancía.

Hoy te contaremos qué son las destrucciones fiscales y por qué son tan importantes para las empresas. ¡Comencemos!

¿Qué son las destrucciones fiscales?

De conformidad con lo establecido en el Sistema de Administración Tributaria (SAT), las destrucciones fiscales se tratan de la destrucción total de mercancía, productos terminados, semi terminados o materias primas ante causas como: pérdida de valor, incumplimiento de normas de calidad, caducidad, deterioro, o en caso de que se determine que no deben salir al mercado.

Ahora bien, de acuerdo con la Ley del Impuesto sobre la Renta estos productos pueden efectuar la deducción de estos productos siempre y cuando se traten de bienes básicos para la subsistencia humana como alimentos o ropa y que su daño sea por causas no imputables al contribuyente, y si antes de proceder a su destrucción se ofrecieron en donación a instituciones autorizadas por el SAT para recibir donativos deducibles.

Para proceder a la deducción de productos que perdieron su valor, es suficiente con disminuirlo en el ejercicio que suceda. Sin embargo, la destrucción no necesariamente se tiene que efectuar en el mismo año de la deducción, ni implica una decisión precipitada por el ámbito fiscal. Esto significa que la destrucción de mercancía con posterioridad no despoja al contribuyente de su derecho de la deducción.

La fecha o periodo para la destrucción por pérdida de valor de productos previamente deducidos, es una decisión operativa que requiere un análisis profundo para elegir la disposición de los mismos. No obstante, es importante tomar en cuenta que la destrucción como tal se encuentra regulada y puede condicionar la deducción.

Destrucciones fiscales y SAT

En primera instancia, se deben ofrecer los productos a una institución donataria autorizada por el SAT, siempre y cuando cumplan con las disposiciones reglamentarias y que apliquen a las circunstancias.

Proceso para la destrucción fiscal

  • Establecer una fecha y hora hábiles para llevar a cabo la destrucción.
  • Establecer el lugar donde se realizará, y el contribuyente debe tener en cuenta que las destrucciones solo pueden realizar una vez al año.
  • Presentar un aviso de destrucción y donación de mercancía a través del portal de internet del SAT con al menos 30 días de anticipación a la fecha en que se efectuará la destrucción.
  • Los contribuyentes no obligados a usar medios electrónicos para tener contacto con el SAT y que optaron por la donación, pueden informar a más tardar el día 17 del mes siguiente sobre las mercancías que fueron donadas y las instituciones donatarias que las recibieron.
  • Llevar a cabo la destrucción de las mercancías en la fecha, hora y lugar estipulados, y contabilizar dicha destrucción en los registros del contribuyente.

¿Por qué se tiene que hacer la destrucción fiscal?

La importancia de informar al SAT y seguir los pasos de la destrucción radica en que la mercancía está sujeta a impuestos como el Impuesto al Valor Agregado (IVA), o al Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) y que el faltante en los bienes del inventario del contribuyente es considerado como una enajenación, es decir, queda gravado con los impuestos mencionados ya que se considera que el contribuyente los vendió y obtuvo ingresos por la venta.

Esta presunción se desvirtúa al informar al SAT sobre la destrucción, de modo que pueda seguir haciendo la deducción por adquisición de mercancías y evitar un problema en materia fiscal.

¿Cuáles son los productos que pueden ser destruidos?

  • Materias primas utilizadas para la elaboración de alimentos
  • Productos alimenticios ya terminados
  • Cosméticos
  • Productos electrónicos
  • Electrodomésticos
  • Textiles
  • Calzado
  • Metales en general
  • Etiquetas de plástico y papel
  • Líquidos en general
Proceso de destrucción fiscal

¿Quién debe hacer la destrucción de productos?

Personas físicas y morales que se dediquen a la venta o producción y trabaje con mercancías, materias primas, productos terminados o semi terminados pueden realizarla, o bien, recurrir a empresas especializadas en la destrucción fiscal o convencional, las cuales cuentan con instalaciones aptas para el almacenamiento en rellenos sanitarios, para el reciclaje, reproceso o destrucción amigable con el medio ambiente y con los documentos necesarios para que realices tus gestiones fiscales ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Si este es tu caso y buscas apoyo en las destrucciones fiscales para tu empresa, en Pochteca con gusto podemos ayudarte. Contamos con procesos estandarizados de acuerdo con los estándares de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP), infraestructura y certificaciones de calidad que nos avalan y te darán la certeza fiscal que necesitas.

Ponte en contacto con nosotros a través del chat en línea para más información sobre este servicio, será un gusto atenderte.

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email
Skype

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Archivo