Residuos peligrosos biológico-infecciosos (RPBI): recolección y destino final

Residuos peligrosos biológico infecciosos

De acuerdo con la norma mexicana NOM-087-ECOL-SSA1-2002, concerniente al manejo de residuos peligrosos biológico-infecciosos (RPBI), los desechos considerados dentro de esta clasificación son aquellos que concentren microorganismos que signifiquen un riesgo potencial de propagación de enfermedades o afectaciones a la salud.

¿Qué son los residuos peligrosos biológicos infecciosos (RPBI)?

Los residuos peligrosos biológico-infecciosos son aquellos que tienen microorganismos capaces de producir daños a la salud en una concentración suficiente, en un ambiente propicio, que tengan una vía de entrada y se encuentren en contacto con personas susceptibles al contagio de enfermedades.

Se distinguen de la basura catalogada como sanitaria que se genera tanto en los hogares como en otros comercios por su potencial de riesgo de transmisión de enfermedades. Por ello, las toallas femeninas, pañales, condones o pañuelos desechables usados y que provengan de personas que no padezcan alguna enfermedad infecciosa o contagiosa, no se consideran como RPBI.

En cambio, la cantidad de sangre o fluidos en materiales de curación, en toallas, apósitos, vendajes, sábanas de hospital, entre otros que proceden de personas enfermas, víctimas de algún accidente o mujeres en trabajo de parto, sí se consideran RPBI.

¿Qué son los residuos peligrosos biológicos infecciosos (RPBI)?

Características de los RPBI

  • Potencial de riesgo de contagio de enfermedades transmitidas por sangre
  • Concentración suficiente de residuos
  • Ambiente propicio para que sobrevivan los microorganismos
  • Corrosividad
  • Reactividad
  • Potencial de explosividad
  • Riesgo de toxicidad
  • Potencial de inflamabilidad
  • Que contengan agentes infecciosos o estén contaminados cuando se transporten a otro sitio, como envases, recipientes, embalajes y suelos

¿Qué son los Agentes Biológico-Infecciosos?

Los agentes biológico-infecciosos son microorganismos capaces de producir enfermedades, infecciones, alergia o toxicidad. Por ejemplo, virus, bacterias, endoparásitos humanos (como los protozoos), hongos, cultivos celulares y agentes transmisibles no convencionales.

¿Cuáles son considerados RPBI? Clasificación

  • Sangre y sus componentes en su forma líquida. Además de sus derivados no comerciales, como las células progenitoras, hematopoyéticas y sus fracciones celulares o acelulares (hemoderivados).
  • Cultivos y cepas de agentes biológico-infecciosos. Cultivos de microorganismos generados de procedimientos de diagnóstico, investigación, producción y control de agentes biológico-infecciosos, además de los utensilios desechables para su estudio, contención, inoculación y cultivo.
  • Patológicos. Cualquier tipo de tejidos, órganos y cuerpos que se extirpen en cirugías, necropsias u otra clase de intervención quirúrgica, siempre que no se encuentren en formol. También se consideran dentro de este rubro las muestras biológicas, microbiológicas, citológicas e histiológicas –a excepción del excremento y la orina—, además de cadáveres y partes de animales inoculadas con agentes enteropatógenos en bioterios y centros de investigación.
  • Residuos no anatómicos. Materiales de curación y desechables que contengan fluidos corporales como esputo, secreciones pulmonares, sangre y líquidos sinovial, pericárdico, pleural, céfalo-raquídeo y peritoneal. También se consideran los desechos generados para contener el esparcimiento de enfermedades infecciosas que sean clasificadas con valor epidemiológico por parte de la Secretaría de Salud, como el COVID-19.
  • Objetos punzocortantes. Navajas, bisturís, estiletes de catéter, tubos capilares, lancetas, agujas de jeringas desechables y agujas hipodérmicas, de sutura, de acupuntura y para tatuaje que hayan estado en contacto con animales y humanos, además de sus muestras biológicas. En el caso del material de vidrio que esté roto, tendrá que ser desinfectado y esterilizado antes de desecharse como residuo de manejo especial.

Clasificación de residuos RPBI

Norma que rige al RPBI

En México, la Norma NOM-052-ECOL-1993 publicada en el Diario Oficial de la Federación el 22 de octubre de 1993 establece un listado con las características de los residuos biológico-infecciosos RPBI, donde se delimitan los límites que establecen que un residuo es peligroso por su toxicidad al medio ambiente.

Además, la Norma Oficial Mexicana NOM-087-ECOL-1995 establece los requisitos de separación, envasado, almacenamiento, recolección, transporte, tratamiento y disposición final de los residuos RPBI generados en aquellos establecimientos donde se brinden servicios médicos.

¿Cómo deberían ser envasados los RPBI?

Clasificación

Los RPBI deben identificarse para ser envasados inmediatamente después de que se generan en el mismo lugar en el que se originan.

Estado físico

Los RPBI deben almacenarse en las condiciones en las que se originan, sin un tratamiento previo.

Envasado

Los RPBI se deben envasar en bolsas o contenedores. La bolsa roja RPBI se destina a material de curación o recipientes empapados con sangre fresca, recipientes con cultivos o cepas de microorganismos nocivos, tubos de ensayo con sangre fresca, jeringas con sangre y sin agua.

Por su parte, la bolsa amarilla se destina a tejidos, órganos procedentes de cirugías o necropsias, animales muertos inoculados con agentes patógenos.

La bolsa transparente es para material no contaminado, animales muertos no inoculados, material de curación con sangre seca, empaque de material de curación, jeringas sin aguja y sin sangre.

Por último, los contenedores de material punzocortante deben ser de plástico de alta resistencia, de color rojo y señalizado con etiquetas de RPBI. En este bote se debe depositar el material punzocortante que haya estado en contacto con muestras biológicas, sangre, jeringas con sangre y agujas.

Recolección y envasado de residuos biológico infecciosos

Clasificación con base en el volumen de generación

Nivel I

Hospitales o clínicas con 1 a 5 camas, instituciones de investigación, laboratorios de análisis clínicos y bancos de sangre que tomen de 1 a 50 muestras al día, hospitales psiquiátricos. Estos establecimientos deben generar menos de 25 kg al mes de residuos RPBI.

El periodo de almacenamiento temporal es de máximo 30 días.

Nivel II

Hospitales o clínicas con 6 a 60 camas, laboratorios de análisis clínicos y bancos de sangre que tomen de 51 a 200 muestras al día, laboratorios de investigación de agentes biológico-infecciosos. Establecimientos que generan entre 25 kg a 100 kg al mes de residuos RPBI.

El periodo de almacenamiento temporal es de máximo 15 días.

Nivel III

Hospitales con más de 60 camas, centros de producción, investigación y experimentación con microorganismos infecciosos, laboratorios de análisis clínicos y bancos de sangre que tomen más de 200 muestras al día. Establecimientos que generan más de 100 kg al mes de residuos RPBI.

El periodo de almacenamiento temporal es de máximo 7 días.

¿Cómo y cuál es el manejo de los desechos de residuos peligrosos biológicos infecciosos?

Los residuos RPBI deben recibir las siguientes etapas de manejo:

  • Identificación de residuos
  • Envasado de los residuos generados.
  • Almacenamiento temporal
  • Recolección y transporte logístico.
  • Tratamiento (físico, químico, trituración o incineración de residuos patológicos)
  • Disposición final

¿Por qué representan un riesgo a la salud o al ambiente?

Los residuos RPBI tienen características infecto-contagiosas que representan un riesgo a la salud y al medio ambiente ya que pueden propagar enfermedades infecciosas, además de emitir gases de efecto invernadero e intoxicaciones a la vida humana, fauna terrestre y acuática.

¿Quiénes deben contar con un servicio de recolección de RPBI?

Hospitales, laboratorios clínicos, bancos de sangre, unidades hospitalarias psiquiátricas, centros de tomas de muestras de análisis clínicos, centros de producción e investigación experimental en enfermedades infecciosas y bioterios deben tener un control adecuado de sus residuos biológico-infecciosos.

Considerando esto, es imprescindible que cada uno de estos centros contrate a una compañía especializada que podrá encargarse del envasado y almacenamiento temporal, recolección y transporte externo, tratamiento y disposición final.

En Pochteca, además de vender productos químicos para diversas industrias, te ofrecemos nuestro servicio RPBI para que tu unidad médica pueda deshacerse de tapabocas, cofias, guantes, batas y equipo sanitario de tu personal que podría incidir en la propagación del nuevo coronavirus. Contáctanos y permítenos brindarte más información al respecto.

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email
Skype

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivo

Otros países